jueves, 20 de noviembre de 2008

EN MI PUEBLO...

La Acequia Frente a la casa en la que vivi mi infancia Valle de Allende Chihuahua

En mi pueblo

Hay pueblos en los que parece que el tiempo se detiene, esta frase creo que es de mi amigo Gabriel y ya no me sorprende ver como aflora su influencia en mis letras, de hecho son dos los que cotidianamente marcan mis escritos, el y Sabines, no puedo negar cuanto disfruto al escribir que a mi también "Me encanta Dios".

En mi pueblo el viento murmulla las voces del camposanto y los ancianos sonríen con los ojos cuando hablan del pasado, nada pasa rápido ni pasa lento, todo ocurre en el momento adecuado para poder comentarlo durante años. Todos están en el tiempo y sitio exacto, los que se marchan y los que se quedan, los que se nombran y los que se piensan.

En mi pueblo los árboles silban al paso de las muchachas y muchachos, se detiene el tiempo en las esquinas mientras charlan los sobrios y los borrachos, mientras las niñas juegan a la casita y los niños con sus canicas y soldados, y las señoras pasan con sus bolsas al mandado.

En mi pueblo la primavera huele a sol, a piel tersa y empolvada, a piel sedienta de manos de hombre, de caricias y besos de amor. Tiene aroma de cocina vieja llena de los trastos de la abuela, de fogón apagado., de duraznos en flor y a vientos de pasión.

En mi pueblo, el verano sabe a huerto, a agua de rió travieso que acaricia la adolescencia y la flor, se saborea en manzanas verdes, membrillos recién cortados, en duraznos jugosos que dejan escurrir su sabia entre los labios y a nogaleras que te invitan al pecado.

Se come despacito su sabor provinciano, con la algarabía de los estudiantes que regresan a poner brillo en los ojos cansados de los que cada año quedan esperando la llegada de un nuevo verano, se repiten las mismas palabras, "cuanto has crecido" "que repuesto estas" "tienes la misma estampa de tu abuela Maria" y el parloteo llega hasta la plaza principal que se llena cada tarde por aquellos y aquellas esperanzadas de encontrar su otra mitad; el tiempo, el viento, el sol, todo rejuvenece y pareciera como si las aves cambiaran su tono de melancolía por ese de alegría que los jóvenes traen.

En mi pueblo así es el verano entre cantos, bailes, risas, besos encallejonados y esa despedida que se sabe llegara como una lagrima furtiva y como una vieja canción de amor...


Continuara...


Luz Elena Sepúlveda

1 comentario:

lillyvaz dijo...

Hola Luz Elena

Sabes mi familia son del Valle de Allende, desde chica mi abuela nos llevaba ya es poco lo que recuerdo,
pero mi madre y las tías siempre nos han hablado de su bello pueblo.
Te felicito porque lo que escribes es precioso y, buscando imágenes del Valle, pues di con tu web.
Bueno, yo quiero pedirte un gran favor, estoy haciendo el árbol genealógico de la familia y estoy incluyendo imágenes y me gustaría mucho agregar este sentir por tu pueblo..
Espero tu respuesta y voy a estar dando ¨vueltas ¨ para leer tus versos....
Hasta luego
Lilly
este es mi correo laila159@hotmail.com