viernes, 12 de diciembre de 2008

VIVIR POR VIVIR



VIVIR POR VIVIR
Vivir por vivir, en agitada existencia, los sueños se convierten en nada cuando llegan las sombras con la alborada. Sueños, anhelos, encantamientos y hechizos se esconden cada mañana, se esfuman cual niebla de otoño, se marchitan las alas del vuelo nocturno, se pierde el brillo de la luna en tu cara, dejas de estar, te ocultas como rufián, y de nuevo la vida nos deja un racimo de monotonía.


Luz Elena Sepúlveda

1 comentario:

Francisco dijo...

YO,COMO LUCERO NOCTURNO,NO ME OCULTARÍA NUNCA COMO UN VULGAR RUFIÁN,TU ERES LUNA DE MIS MISMAS NOCHES ESTRELLADAS.

UN ABRAZO DE FRANCISCO.